A través de espacios de formación, la creación de rutas colectivas de protección y la formación básica en salud comunitaria, el Proyecto A-trato se convirtió en la oportunidad para pensar y trabajar colectivamente por las comunidades y por el territorio del Chocó que ha padecido históricamente los estragos de la guerra. 

Comunidades del Bajo y Medio Atrato

El proyecto A-trato apuntó a fortalecer, entre otros, los siguientes escenarios:

  • Mesas de salud municipales
  • Acompañamiento a la conformación de la Mesa Humanitaria de Consejos Comunitarios del Medio Atrato y a la Mesa Institucional de disminución de riesgos del Medio Atrato.
  • Dotación de ocho stocks comunitarios en salud y protección entre los tres municipios focalizados por el proyecto.

Estas acciones hicieron parte de las estrategias de resiliencia étnico territorial y articulación colectiva para la defensa de la vida en todas sus manifestaciones.

Gracias al proyecto, en el territorio se lograron identificar riesgos relacionados no solo con la seguridad humana, sino también en seguridad alimentaria; restricción de movilidad en sus territorios; deterioro de los puestos de salud; aumento de la mortalidad en menores de edad y adultos mayores; confinamiento; desplazamiento y reclutamiento forzados; pérdida de la autonomía y gobernabilidad; contaminación de sus territorios y sitios sagrados; aumento de siembra de cultivos de uso ilícito, entre otros factores, que no solo ponen en riesgo la vida de los pueblos ancestrales, sino la del territorio y los múltiples ecosistemas terrestres y acuáticos que habitan en él.