Las escuelas de Salud y Protección se enmarcaron en el proyecto A-trato, liderado por Proclade Colven, el Comité Asociado de Promotores Interétnicos del Bajo Atrato en Salud (COAPIBAS) y los misioneros claretianos de la zona Chocó, gracias al apoyo de la Fundación Proclade Madrid, la Comunidad de Madrid y el Gobierno del Principado de Asturias.

Las escuelas fueron creadas con el fin de brindar orientaciones teóricas y prácticas para la disminución de riesgos étnicoterritoriales, relacionados principalmente con la violación histórica de los Derechos Humanos en sus territorios.

 

Segunda Escuela Interétnica

Las Escuelas brindaron herramientas para la construcción de rutas de protección comunitaria en salud y medio ambiente; educación frente a riesgos por minas antipersonas; protección de entornos de cuidado, y capacitación en nivel básico de atención en salud comunitaria. De esta manera, se enfrentan las graves situaciones de salud y seguridad que se viven en los territorios, a través de brigadas de salud, capacitaciones y réplicas en las comunidades del Bajo y Medio Atrato.